Archivos Mensuales: septiembre 2011

EL PEOR SEMESTRE DE CARLITOS TEVEZ

 

Una lástima que la carrera de Carlitos Tévez haya tomado el curso que tomó en esta segunda mitad de 2011. Un crack con todas las letras, que se ganó el cariño de todos los que les gusta el fútbol independientemente de la camiseta que tengan puesta, sea en La Boca, en Núñez, en San Pablo o en Manchester, está transitando un momento que ni él mismo imaginaba hasta hace poco tiempo.

El Apache, lamentablemente, está borrando con el codo todo lo que logró en un nuevo club donde se convirtió en ídolo, siendo goleador de la última Premier y ayudando a ganar un titulo de FA Cup luego de muchos años de sequía. Si, qué casualidad que ese club volvió a ser campeón y estaba Tévez en su plantel.

El ex Boca, Corinthians, West Ham y Manchester United no quiere vivir más en la ciudad de los hermanos Gallagher y quiere ser transferido desde hace tiempo, pero Carlos tiene un contrato firmado y se debe al club-que le paga una fortuna por tenerlo- hasta que el City no reciba los 45 millones de euros que pide o que baje sus pretensiones. Si, es molesto sentirse un “esclavo” y mucho más si se trata de un club que no tiene nada que ver con su querido Boca Juniors, pero así está planteado el negocio del fútbol, Carlos.

El episodio con Mancini, al no querer entrar a la cancha cuando el equipo perdía 2 a 0 contra el Bayern Munich, es una mancha que lo marcará hasta que deje a los Ciudadanos, aunque no debería ser crucificado por esto, ya que muchos otros tuvieron actos similares o peores en el fútbol y nunca perdieron su condición de ídolos. Simplemente es una mancha más, en una segunda mitad de 2011 que Carlitos querrá que pase cuanto antes.

@APanfil

PERDONALOS, CHOLO

 

Los diferentes “proyectos” de equipos, las preferencias y, en muchos casos, los caprichos de los entrenadores de turno de la selección argentina fueron postergando demasiado la nueva convocatoria (la anterior fue a fines de 2002, con Bielsa, para un gira por Honduras y EE.UU @hcmauri) de un jugador que siempre se mantuvo con altos méritos para integrarla.

A los 33 años, Pablo Guiñazú, obrero del mediocampo y factor de equilibrio para cualquier equipo que pueda tenerlo entre sus filas, tiene la chance de vestir nuevamente y después de mucho tiempo la camiseta Albiceleste.

El volante de Inter de Porto Alegre, que también pasó por Newell´s, Independiente y Libertad de Paraguay es la convocatoria menos impopular que Alejandro Sabella pueda hacer luego de Lionel Messi. Nadie puede oponerse a este llamado de Pachorra porque Guiñazú no solo juega bien, sino que se mantiene en alto nivel desde hace muchos años. Con el equipo Gaucho, el cordobés ganó varios campeonatos locales, Copa Sudamericana, Copa Libertadores en 2010 y acaba de quedarse con la Recopa Sudamericana luego de vencer a Independiente.

Es un jugador que pese a su edad continúa vigente. Increíblemente, recién le llega ahora la nueva chance. Será para enfrentar, justamente, a Brasil en un amistoso de escasa relevancia pero que le podría significar un trampolín para, al menos, darse el gusto de jugar oficialmente en algún partido de eliminatorias.

A veces, las llamativas convocatorias para saber cómo están algunos jugadores-que ni siquiera juegan en sus clubes- hacen que la camiseta de la selección no sea usada por quién se la merece realmente. En esa injusta espera se encontraba Pablo Guiñazú. Tarde pero seguro, esa espera llegó a su fin. Perdonalos, Cholo.

@APanfil

MESSI DEBE JUGAR EN EL NAPOLI

 

Ya ganó cinco Ligas BBVA, una Copa del Rey, cinco Supercopas de España, tres Champions League, dos Supercopas de Europa y un Mundial de Clubes; con la Albiceleste ya ganó un Mundial Sub 20 y la Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Beijing. Ni hablar de los premios individuales: no hace falta nombrar más que los dos Balones de Oro consecutivos y al tercero que viene en camino. Es una síntesis, ya que sus vitrinas se siguen agrandando para guardar los innumerables reconocimientos que recibe.

A Lionel Messi, exceptuando que no ganó un mundial de mayores con Argentina en tiempos en que el fútbol de selecciones ha perdido importancia en comparación con la competencia de clubes, ya cumplió en un muy corto plazo los objetivos que se podría poner cualquier futbolista del planeta.

En épocas en que el Barcelona hace estragos en una Liga Española que se le presenta cada vez más favorable, por méritos propios y desigualdades que la propia liga permite, sería interesante-aunque esto no ocurrirá en los próximos años, claro está-que Lionel Messi buscara nuevos objetivos, y qué mejor que un equipo del montón y que arrastre una larga sequía de títulos importantes.

Antes de que el aburrimiento llame a la puerta del mejor jugador del mundo, y que los críticos empedernidos se empeñen en restarle méritos, Un Poco de Fútbol tiene el agrado de proponer que Lionel Messi se ponga la camiseta del Nápoli. Si, el equipo en que brilló el verborrágico entrenador de Al Wasl.

Por eso, si Aurelio de Laurentiis quiere que su equipo vuelva a vivir una temporada “de película”, podría empezar por vender en un mismo paquete a Edinson Cavani y Ezequiel Lavezzi, dos cracks que tienen un fuerte valor de cambio, y, si los Culés llegan a estar dispuestos a cometer el mismo error que en 1984, llevar a Lionel Messi. Sería un nuevo y gran desafío para el rosarino, y un negocio redondo para el cineasta.

@APanfil

SI NO FUERA POR DAMIAO…

 

En Córdoba empezó con un empate sin goles la serie de ocho partidos amistosos acordados por contrato para que Argentina y Brasil se enfrenten dos veces por año de aquí al mundial 2014. Al tratarse de seleccionados armados con jugadores que militan en el fútbol local de ambos países, claramente eran los vecinos quienes tenían un plantel más novedoso, con Ronaldinho, Neymar y Damiao.

Alejandro Sabella apeló a lo viejo y conocido, con una base de jugadores de Estudiantes de La Plata distribuidos en defensa, mediocampo y ataque, y de Vélez, en igual medida. Borrando todo antecedente cercano como lo fue el intento de Batista de tener una sucursal de La Masía en Ezeiza, ya todo vuelve a ser disciplina en la marca y adrenalina para atacar. En esa línea se destacó Juan Manuel Martínez, hasta que se fue lesionado, Canteros y algo de Pillud sobre el lateral derecho. Lo de Papa ya es conocido pero no es para hacer una fiesta.

Sin dudas, lo más destacado del partido de ida del denominado Supeclásico de las Américas fue el tremendo lujo de Damiao, que dejó en ridículo a su marcador y al arquero. El único que estuvo a la altura del delantero fue el palo izquierdo.

@APanfil

RIQUELME, VERON Y OTROS “DETALLES” DE SABELLA

 

Da la sensación de que el tiempo en la selección argentina para Juan Sebastián Verón y Juan Román Riquelme está llegando a su fin, o que llegó hace un buen tiempo. Y no es por peleas con entrenadores o dirigentes, de hecho Alejandro Sabella, de alguna u otra forma, los tuvo a los dos a cargo y todo fue sobre rieles. A Riquelme cuando Pachorra era ayudante de Daniel Passarella en la Albiceleste y a La Bruja en su glorioso paso como DT de Estudiantes.

Lo que está dejando fuera de combate a los capitanes de Boca y Estudiantes es el físico de cada uno. Lo de Riquelme, ahora, es una  fatiga muscular en el isquiotibial izquierdo, pero tiene molestias crónicas que lo ponen en duda en la víspera de cada compromiso que tiene el Xeneize. Para Verón, que fue operado en uno de sus tobillos y ya suficientes problemas tiene con su Estudiantes que no despega del fondo de la tabla, la cosa también es compleja, por su edad (36) y porque desde hace un buen tiempo a esta parte no completa los partidos. De hecho, suele “guardarse” por precaución en varias ocasiones que el Pincha sale de visitante. Ya no está entero para su equipo y su aporte se nota cada vez menos. Que le pueda servir a la selección es menos probable aún.

La renovación que necesita la selección argentina, luego de las últimas frustraciones deportivas, va más por el lado de la organización y el compromiso, porque jugadores jóvenes y talentosos hay, ni hace falta nombrarlos. El cambio de figuras, en todo caso,  debería ser apostando a jugadores que tengan mucho por delante y bastante para dar. No es el caso de Riquelme y Verón. Ambos tuvieron sus merecidas chances en la selección y cada uno aportó lo suyo en su debido momento. Hoy, el físico les dice que deben dejar lugar al que sigue.

Si las convocatorias de Riquelme y Verón tenían una razón simbólica, por experiencia, espalda ganadora y manejo de vestuario, fue lisa y llanamente un temprano pifie de Sabella, como así también convocar a otros cuatro jugadores de Estudiantes que pasan por un pésimo momento. Los dos puntos conseguidos y el penúltimo puesto en la tabla son la prueba de ello. ¿Cuáles son en esos casos los meritos que los depositan en la Albiceleste?

Llamar a jugadores de confianza sin tener en cuenta el nivel futbolístico es algo que se viene repitiendo desde hace un lustro y debe ser desterrado de la selección argentina en caso de que no se quiera seguir tropezando una y otra vez. ¿Hace falta otra desilusión para darse cuenta de que se debe revalorizar a la selección?

@APanfil

LA GIRA ASIATICA: TRIUNFOS Y DUDAS

La gira asiática de Argentina, en la que jugó contra un equipo sudamericano y contra otro africano, terminó con una victoria 3 a 1 ante Nigeria. Se jugó en Bangladesh, en un campo de juego en estado calamitoso (patatal dirían en España), y otra vez faltó el patrón de juego en la Albiceleste.

Sabido es que borrados de un plumazo el entrenador anterior y sus ideas barcelonistas, hay que empezar de cero, con otro DT y con otras ideas, como suele suceder en la Argentina. Blanco o negro. Como todo, lleva tiempo, ese tiempo que no hay tal como está planteado el fútbol de selecciones últimamente.

Argentina, en lo que fue una situación que no se da muy seguido, ya tuvo un mes entero para trabajar en conceptos tácticos, buscar un estilo y consolidar un grupo humano previo a la Copa América. Ese tiempo ya no está, se desperdició y ahora se vuelve a trabajar durante dos o tres días para luego saltar a la cancha. Las conclusiones que se sacan hoy, de poco servirán dentro de un mes, y así sucesivamente. Para lo que viene, que es la urgencia de sacar puntos en las eliminatorias, sólo valdrá el resultado, y no el juego.

En Bangladesh, donde por momentos se escuchó el llamado a la oración desde la mezquita más cercana, la Albiceleste fue Deportivo Messi, acompañado por unos inspirados Gonzalo Higuaín, que hizo un gol y medio, y Ángel Di Maria, que completó una obra maestra luego de que Lionel dejara en el camino a cinco rivales.

Se ganó los dos partidos de la gira y sería poco serio valorar el mero resultado que, dicho sea de paso, sirvió para tomarse revancha del 1-4 con que empezó a complicarse la estadía de Sergio Batista en su cargo.

De juego muy poco otra vez. Una lástima, porque de aquí en adelante al entrenador sólo le  importarán los tres puntos y en muy menor medida el cómo se consiguen los mismos, con tal de que se llegue a Brasil 2014. Ahí será otra la historia…

@APanfil

LO QUE DEJO EL DEBUT DE SABELLA

Así de rápido todo. Ya se fue Sergio Batista, que muy rápido se fue, y ya debutó Alejandro Sabella, que muy rápido fue elegido, casi sin leer lo que decía su proyecto, palabra tan bastardeada cuando se habla de fútbol en la Argentina.

Rápidamente, el nuevo entrenador, que vaya a saber uno cuanto durará en el cargo por cómo se maneja la AFA en los últimos tiempos, convocó la base de jugadores que participó en la Copa América y provocó algunos regresos inesperados, como los de Martín Demichelis, Luís González y Jonás Gutiérrez. Obviamente, llevó a los de su confianza, como José Sosa, Federico Fernández y Marcos Rojo.

Rápidamente Sabella consideró que Messi debía ser el capitán-aunque Lío todavía no entendió nada de los protocolos que implica llevar la cinta-y que Ricky Álvarez, muy joven él, debía ser titular.

Sin cambiar demasiado las cosas en cuanto al juego, Argentina le ganó un amistoso a Venezuela, en Calcuta y en césped artificial, como si no hubiera otro lugar en Sudamérica donde disputar un amistoso. El dinero manda y no es tiempo para nostálgicos. Claro está.

Que Venezuela está creciendo no es novedad. En la Copa América mereció meterse en la final y en la India pudo haber lastimado a la Albiceleste. No debería sorprender a nadie en Sudamérica un eventual traspié ante la Vinotinto. Eso también ha cambiado.

Todo era ordinario hasta el ingreso de Javier Pastore, promediando el segundo tiempo. Es de los pocos que toca de primera, sabe a quien darle la pelota antes de recibirla y no se entretiene con firuletes. Es un crack y todavía no fue titular, ni con Maradona, ni con Batista, ni con Sabella…

El gol de Nicolás Otamendi, tras centro de Messi, sirvió para la reconciliación por un breve entredicho en la final de la Supercopa Europea entre Barcelona y Porto. Salvo esos detalles, el partido no dejó mucho más.

@APanfil