Archivos Mensuales: abril 2011

MESSI ES MÁS DECISIVO QUE LOS ARBITROS

Tanto se habló de los árbitros en la previa del Real Madrid-Barcelona de Champions, y tanto se sigue hablando luego del match, que se omite de manera muy injusta la gran actuación del Barcelona y otra exhibición de lujo de Lionel Messi.
 

Post derrota ante el conjunto Culé, José Mourinho no hizo otra cosa que hablar de lo mucho que lo han perjudicado históricamente-poniéndose por encima del Real Madrid con estas palabras-y de cuanto lo favorecen al Barcelona.

“Ellos han conseguido este poder y nosotros no tenemos ninguna posibilidad. No sé si es la publicidad de Unicef, no entiendo. Ganar así no tiene el mismo sabor”, dijo entre otras barbaridades el bueno de Mou, atacando una y otra vez al rival.

Con el partido 0 a 0 ya se notaba el planteo de uno y otro. Real Madrid necesitaba ganar para ir a defenderse al Camp Nou y casi ni pateó al arco. Lo que salió bien en la final de la Copa del Rey no funcionó en el partido de ida de las semis, pero Mourinho justificó la derrota basándose únicamente en la expulsión de Pepe, quién tiró una plancha criminal contra Dani Alves.

El discurso de Mourinho no hace más que dañar la imagen de Real Madrid, que no logra corregir su rumbo a pesar de haber ganado un torneo importante pero menor como lo es la Copa del Rey. El DT, lanzando acusaciones contra el Barcelona, no hace más que perjudicar al club que lo contrató, que tiene una historia mucho más rica e importante que la suya como jugador y técnico.

Pero el gran protagonista de la jornada fue el Barcelona y, especialmente, Lionel Messi, quien apareció por sorpresa para definir tras un pase de Afellay y que dibujó una jugada similar a la de Maradona ante Bélgica en el 86 para dejar como simples espectadores a los defensores y a Iker Casillas.

Messi tuvo otra actuación consagratoria en el Santiago Bernabeu, donde ya hizo de las suyas en varios clásicos, y lo llamativo es que fueron sus primeros dos tantos en semifinales de Champions League.

Barcelona ganó 2 a 0 en uno de los dos duelos más importantes de esta serie de cuatro clásicos consecutivos. La serie, de no pasar nada raro, se definirá a su favor en el Camp Nou. De suceder eso, será simplemente un hecho justo para un equipo que es mejor y que, coherentemente, hace mejor las cosas.

“Con 23 años, Messi se ha convertido en el tercer goleador histórico del Barcelona, está todo dicho”, dijo Guardiola al finalizar el partido. Sin dudas, Messi es más decisivo que los árbitros.

@APanfil

Anuncios

MANCHESTER UNITED, EL RETADOR

Mientras el mundo habla pura y exclusivamente de Real Madrid-Barcelona y cataloga a ambos como los mejores equipos del planeta, Manchester United cumple en silencio con su parte que, como de costumbre, es instalarse en las finales de casi todos los torneos que disputa.Si bien no está dicha la última palabra, porque todavía debe jugar la revancha en Old Trafford, el equipo de Alex Ferguson ya tiene casi hecho el check in en Wembley para disputar el partido definitorio de la UEFA Champions League 2010-2011.

Con la vigencia de Ryan Giggs, autor del primer tanto ante el Schalke 04, y la potencia y calidad de Wayne Rooney, autor del segundo, el United empieza a reclamar un poco más de atención, esa que está puesta en los duelos que se jugarán en el Bernabeu y en el Camp Nou.

No sólo en Giggs y Rooney se basa el Manchester: tiene un gran arquero como Van der Sar, un todo terreno como Park, una promesa hecha realidad en Javier Hernández y la recuperación de Valencia. Sin olvidar, claro, a Nani y a la experiencia reflejada en títulos que puede aportar Paul Scholes cuando le toca entrar.

Manchester United, por más que no acapare toda la atención en estos días, tiene una camiseta, historia y argumentos futbolísticos sólidos como para retar a duelo a los mejores del mundo, llámense Real Madrid o Barcelona.

CREER O REVENTAR: MOURINHO LO HIZO DE NUEVO

Luego de haber trabajado en el Barcelona, como traductor primero y después como ayudante de campo de Luís Van Gaal, José Mourinho se dio el lujo de ganarle varias batallas al equipo Culé.

En 2005, dirigiendo al Chelsea, eliminó al Barca de Frank Rijkaard en los octavos de final de la Champions League. No sería la última, ya que en 2010 se iba a dar un gustazo en esta disputa con su ex empleador: con el Inter logró cortar la racha exitosa del Barcelona, ganador de seis títulos en 2009, al eliminarlo en las semifinales del máximo torneo de clubes en Europa.

Luego de obtener la Champions con el equipo italiano luego de 45 años, y justo en el Santiago Bernabeu, el Real Madrid no le dio opción a un no y lo contrató para recuperar la gloria perdida a manos del Barcelona.

No fue sencillo para Mou, ya que en el primer clásico que disputó ante el equipo de Guardiola tuvo que sufrir un 5 a 0 en contra ante una gran exhibición de los catalanes. Esa humillación en el campo de juego hirió tanto el orgullo del portugués que ya no iba a permitir semejante superioridad ante su equipo. De hecho, en el segundo clásico de la temporada, que abrió esta espectacular serie de cuatro partidos entre los dos más grandes del fútbol español, se aferró a un esquema ultradefensivo con tal de conseguir cualquier resultado menos perder.

Pero como Mourinho sabe de copas, ha decidido que también las quiere ganar con el Real Madrid. Y una vez más, en un duelo copero, hizo arrodillar al Barcelona, no por la superioridad futbolística, pero si por el resultado.

“Ganar títulos siempre es bueno. Me gusta ser un entrenador de títulos y no de fútbol. Me lo han llamado y me gusta. He ganado cuatro copas en cuatro países diferentes”, declaró Mourinho al derrotar una vez más al Barcelona en un duelo copero.

Creer o reventar, pero Mourinho lo hizo de nuevo.

POSTALES DE REAL MADRID-BARCELONA

Es cierto que los jugadores son lo más importante que tiene el fútbol, y eso no está en discusión, pero decir que son lo más importante no es decir “todo”. Es el espectáculo que atrapa a millones y es considerado como el deporte más hermoso del mundo no solamente por un gol, un caño, una pisada o una chilena. El fútbol también es fascinante por su entorno, por lo que generan y aportan los de afuera.

Si, Messi, Cristiano, Maradona, Pelé o Beckenbauer contribuyen y contribuyeron para que este deporte ocupe el indiscutido primer lugar, pero nada hubieran sido ellos sin la presencia de testigos, sin esos pocos o muchos que pagan su entrada para ir a un estadio o que lo miran en el living de casa o en la mesa de un bar.

Darles la total importancia a los 22 jugadores es minimizar la enorme contribución que hacen los espectadores que, sin garantías de obtener una alegría luego del minuto noventa, entregan todo de si para que la fiesta sea completa.

El fútbol no sería nada sin el colorido, la pasión, los cantos, las cargadas, las rivalidades. El fútbol no sería lo que es sin la creatividad para hacerle la vida imposible al derrotado y el fútbol no sería lo mismo sin la fuerza que se reúne para pasar un mal trago ante esa derrota justa o injusta.

Real Madrid-Barcelona es importante porque está Cristiano Ronaldo, Messi, Xavi y Casillas pero también porque hay testigos que sienten y entienden a la perfección la importancia de su rol en este espectáculo que unos pocos se empeñan en describirlo como 22 tontos corriendo detrás de una pelotita.

(Fotos de Diego Bisquerra)

@APanfil

MADRID-BARCA: EL EMPATE LES SIRVIO A AMBOS

No es hablar con el diario del lunes. Era muy probable que en el primero de los cuatro Real Madrid-Barcelona hubiese empate, porque era el partido que menos importancia tenía al estar casi definida la Liga BBVA a favor del equipo de Pep Guardiola y porque el Merengue, como requisito primordial para encarar los tres duelos por Copa del Rey y Champions, necesitaba terminar con buen animo.Independientemente del trámite del partido, ambos cumplieron con sus expectativas. El primer objetivo de Merengues y Culés era ganar, claro está, pero al empate lo miraron siempre con cariño. Prueba de ello fue el planteo del Real Madrid hasta el penal de Albiol que terminó en el gol de Messi y el planteo del Barcelona luego de dicho tanto. El equipo catalán, hasta la apertura del marcador, fue un equipo enormemente superior a su rival, pero al conseguir la ventaja se replegó demasiado y casi se fue del partido. El quedo del Barca fue aprovechado por un Madrid que fue para adelante con mucha vergüenza hasta que consiguió un penal que cambió por gol a través de Cristiano Ronaldo.

Ambos querían ganar, pero el empate siempre apareció como un resultado agradable. Lo era para el Madrid antes de ir perdiendo; lo fue para el Barcelona luego de ir ganando. Así fue el primer clásico, intenso, peleado y hablado.

Los estilos de uno y otro quedaron en evidencia una vez más: Barcelona no renunció al toque y a la paciencia que se necesita para lastimar en el momento adecuado. Real Madrid fue cautela y velocidad para salir de contra. En este primer clásico, cabe decirlo, tuvo premio a no bajar los brazos luego de recibir un gol y una expulsión.

Quedará para el recuerdo porque Messi anotó su primer tanto jugando contra un equipo dirigido por Mourinho y porque Cristiano Ronaldo la metió por primera vez ante el Barcelona.

BARCA-MADRID: ¿HABRA CARTON LLENO?

 
Finalmente se confirmó que Barcelona y Real Madrid, los dos equipos más grandes y poderosos de España, y del fútbol europeo por estas horas, jugarán cuatro clásicos en dieciocho días.
 

El clásico más largo que se haya visto en los últimos tiempos comenzará este sábado por una Liga BBVA que está casi definida a favor de los de Pep Guardiola, porque llevan 8 puntos de ventaja antes de la cita en el Santiago Bernabeu. La historia seguirá el miércoles siguiente con la final de la Copa del Rey, donde las posibilidades de titulo estarán más balanceadas. Por ultimo, disputarán dos espectaculares partidos, el 27 de abril y el 3 de mayo, para decidir quién será el representante del fútbol español en la final de la UEFA Champions League que se jugará el 28 de mayo en Londres.

A todo esto, cuesta mucho hacer un pronostico global de lo que serán estos cuatro partidos, pero da la sensación de que quién gane el clásico de Liga picará en punta para los tres duelos coperos.

Es probable, también, que al estar casi definida la historia en la Liga, no arriesguen demasiado y todo termine en un empate. Real Madrid viene de un ridículo importante en el clásico que se jugó en el Camp Nou, donde recibió un 5 a 0 muy doloroso, y la igualdad no haría más que confirmar la tendencia actual. Después de todo, el Merengue no encararía con la moral tan baja los choques de entre semana.

A priori, además, es muy difícil pensar que la serie de Champions no quede abierta de cara a la revancha en el Camp Nou. Allí todo hace suponer que el Barcelona, con su público a favor, inclinará mucho la cancha y le hará la vida imposible al Madrid.

Ahora, lo que es muy difícil de pronosticar es que uno de los dos equipos haga cartón lleno y gane los cuatro clásicos. Si se recurriera al facilismo de darle el total favoritismo al Barcelona, por el gran momento futbolístico que está pasando, se estaría subestimando el hecho de que en los clásicos lo previo no tiene mucho que ver.

El nivel del equipo de Guardiola es superlativo y le apunta directamente a un triplete como el que consiguió en 2009. Real Madrid, lejos en la Liga, se está rearmando y amenaza con dar pelea hasta el final en las otras dos competiciones. El dato no menor es que Mourinho, que ya eliminó al Barcelona un año atrás con el Inter, volverá a verse las caras con los de Guardiola en la misma instancia de Champions League.

La mesa está servida y se vienen cuatro clásicos espectaculares. Se verá al final de todo si hubo reparto de éxitos o si uno de estos dos gigantes se quedó con todo.

NO HAY MAS ADJETIVOS PARA EL BARCELONA

De los cuatro partidos de ida que se disputaron por cuartos de final de la Champions ya salieron tres equipos que están con un pie y medio en las semis. Real Madrid, Schalke 04 y Barcelona golearon a sus rivales de turno y, si quisieran, podrían guardar jugadores para afrontar directamente la ronda siguiente. Manchester United, aunque ganó de visitante ante el Chelsea, todavía tendrá una difícil batalla en Old Trafford para pasar de ronda ya que la diferencia es de un solo gol.
 

Pero lo que realmente cabe comentar en este post es la gran victoria, con otra exhibición de lujo incluida, del equipo de Pep Guardiola. Sencillamente, fue una masacre lo que ocurrió en el Camp Nou con el pobre Shakhtar Donetsk.“Veo cosas que no me gustan. No tengo buenas sensaciones. Me veo más fuera que dentro de la eliminatoria”, había dicho el entrenador en la previa, tal vez para hacerles entender a sus muchachos que no podían entrar dormidos ante el ascendente equipo ucraniano.

Viendo lo que sucedió después, las palabras de Pep pueden ser interpretadas como una simple arenga para que la sinfónica no se desafine cuando falta tan poco para la función consagratoria en Londres.

Qué decir de este Barcelona que empieza a triturar a sus rivales desde los dos minutos de juego, qué decir de un equipo que da espectáculo siempre y, aunque parezca imposible, todavía guarda sorpresas para sus rivales. El secreto, no tan secreto, del elenco blaugrana es que, además de tener una filosofía de fútbol que se respeta desde sus divisiones menores, cada uno de los que integran el plantel que dirige Guardiola se encuentra en un nivel superlativo. Cada ficha que mueve el técnico responde a la perfección.

Además, se diferencia de otros equipos en que sus jugadas de ataque tienen incorporadas esas dosis de paciencia para saber lastimar en el momento justo.Barcelona, a diferencia del Real Madrid, no choca ante la defensa rival. El equipo Culé hace que los integrantes de la última línea del adversario sean espectadores de lujo deuna sucesión de obras de arte.

Barcelona juega para ganar, golear y gustar. Quedará para la discusión si es el mejor equipo de la historia. Pero, con seguridad, en el planeta tierra y alrededores hoy no hay ningún equipo que se le asemeje.