Archivos Mensuales: mayo 2010

LA EXPERIENCIA CHAMPIONS


Fiesta sin parar, de principio a fin, antes, durante y después. ¿El carnaval de Río? Nada de eso. La final de la UEFA Champions League entre el Inter y el Bayern Munich fue, contra todos los pronósticos, un espectáculo imperdible, al menos para este cronista que estuvo en el Santiago Bernabéu.


Si bien no eran los dos equipos que más tentaban para verlos en acción, el partido decisivo, que le dio el titulo al equipo de José Mourinho, no tuvo desperdicio. En la previa del match, Madrid lucía espectacular, no sólo por sus paisajes sino por el colorido y la alegría que le pusieron los simpatizantes de ambos equipos, que compartieron plazas, medios de transportes y alguna que otra cerveza.

Con esos ingredientes, el espectáculo en las tribunas del Santiago Bernabéu ya estaba garantizado. El partido en si no fue brillante pero, para el Inter y para los argentinos, quedará el gratísimo recuerdo de los dos golazos de Diego Milito, el MVP de la final.


El ex Racing, fundamental en la estructura de Mou, se fabricó dos situaciones que terminaron dejando en ridículo a la defensa teutona e hicieron delirar a los miles de italianos que había en el estadio.


Fue 2 a 0 en el campo y un gran empate técnico en las tribunas. Ambas hinchadas se comportaron civilizadamente y tuvieron la fiesta en paz. La final de la Champions 2010 ya pasó pero van de regalo unas cuantas fotos tomadas por Bea Delpech.

UN POCO DE FUTBOL INFORMAL

 
 
 
Además del pasaporte, algo de dinero y los pasajes, nunca hay que olvidarse de la pelota. Gracias a ese objeto, que mueve multitudes alrededor del mundo, este cronista pudo disputar una serie de partidos informales en varios países del norte africano.
 

No hizo falta más que mostrar la pelota para que se armara un tres contra tres en las playas de Mahdia, Túnez. El primer match fue con una victoria ajustada: terminó 10 a 9 a favor del combinado argentino, luego de correr y transpirar mucho. Es lógico, los viajes se hacen sentir.

Luego de ese picado, no hubo margen para rechazar una revancha que sería la mañana siguiente. Esta vez se prepararon con todo: pusieron a un amigo como arbitro. El partido volvió a ser favorable a los viajeros argentos Alejandro Panfil y Santiago Martinez: fue 12 a 10.

 

 

Unos días más tarde, ya en Libia y en un mitad camping-mitad zoológico bastante aburrido, no hubo mejor entretenimiento que mezclarse con los chicos que trabajan en el lugar y disputar otro tres contra tres. El match, sobre tierra naranja, terminó 10 a 8 para los viajeros. El invicto continuaba firme.

Ya en El Cairo, y a poco de dejar tierras africanas, unos chicos jugaban una especie de media zona en una esquina, frente a la Plaza Tahrir. “Do you wanna play?”, preguntaron. La propuesta no se podía rechazar. El placard se cerró con un 1 a 0 a favor de la visita.

@APanfil

Fotos: Bea Delpech